Cómo elegir un toldo

 

Toldos - Consejos para aprovechar patios y balcones

 

Disponer de un bonito balcón o una amplia terraza y no poder aprovecharlo por culpa del intenso sol del verano es un gran error, sobre todo teniendo en cuenta que tenemos una solución fácil a nuestro alcance: la instalación de un toldo. Pero, las razones por las que hacerlo no se quedan ahí, pues los toldos, además, ayudan a controlar la temperatura interior y la incidencia del sol, reducir el uso del aire acondicionado y, por tanto, recortar los gastos en electricidad.


Así, vamos a ver 5 cuestiones clave que debemos tener en cuenta a la hora de elegir el modelo adecuado:


1. El tipo de toldo, que dependerá de si es para terraza o jardín, o para ventana o balcón.


2. Medidas: el largo del toldo lo determina el ancho de la ventana. Además, debemos tener en cuenta el avance, es decir, la profundidad del toldo, que define la sombra a proyectar. Podemos encontrar toldos de hasta 6 metros de largo por 3,5 metros de avance, aunque también podemos hacerlos a medida.


3. El material de la estructura: las de aluminio son más resistentes a las inclemencias meteorológicas, no se oxidan y son más ligeras. Las de acero se emplean en zonas protegidas por un techo o voladizo.


4. Tipo de tejido: - Poliéster: es la tela más económica, pero también la menos resistente y duradera. - Acrílica: destaca por la durabilidad de los colores y la resistencia a los desgarros. Además, ofrece una buena protección solar. - Microperforada: ofrece una mayor protección frente a las altas temperaturas, ya que permite evacuar el aire caliente que se acumula debajo del toldo. En cualquier caso, deberemos consultar la normativa de la comunidad de vecinos, pues es habitual fijar unos colores o estampados comunes para todos.


5. Otras prestaciones: toldos automatizados, sensor de viento (que recoge el toldo si hace mucho aire) o sensor de viento, lluvia y sol (recoge el toldo si llueve o hace mucho aire y lo despliega si hace sol).